Cocina Mediterránea

Focaccia con tomates cherry y cebolla caramelizada

focaccia cava .png
Cava de Guarda sirviendo.png
Es ligero, frutal y cítrico. Su burbuja chispeante y rápida refleja su juventud. Resulta ideal para maridar con todo tipo de aperitivos, ensaladas, canapés ligeros.
1 hora 40 Minutos
Dificultad
10 Personas
vegetariana

Una focaccia debe ser tierna, crujiente y aromática. Todo a la vez en una masa de pan húmeda caracterizada por un ingrediente estrella: el aceite de oliva. Es un plato tradicional de la cocina italiana, un pan plano cubierto de hierbas y otros ingredientes.

La focaccia, tal como la conocemos hoy en día, integra varios de los ingredientes más representativos del Mediterráneo: los aromas frescos de las hierbas aromáticas como el romero o el tomillo, la acidez de los tomates o la astringencia y el equilibrio de las aceitunas y el aceite de oliva. Una receta que congrega una gran representación de los productos de la gastronomía italiana y muy similar a la pizza, ya que lo único que se diferencia entre la focaccia y la pizza es el tiempo de fermentación y el grosor de la masa.

Es popular y conocida, pero la receta ha evolucionado con el paso de los siglos y no hay concordia sobre su origen. Las leyendas que la rodean son muchas. Algunas de estas leyendas explican que la receta más básica de la focaccia se relaciona con la antigua sociedad etrusca y la antigua sociedad griega. También se sabe que en el siglo II aC existía una receta de pan aromático conocida como libum. Era considerada una ofrenda a las deidades y hoy es considerada una de las precursores de la focaccia. El libum estaba hecho con una masa elevada con harina integral, queso, huevos y miel.

A su vez también se dice que el origen de la focaccia se podría encontrar en la Liguria, una región de la costa del noroeste de la península itálica, ya que en este punto en la edad media se empezó a popularizar el pan hidratado con aceite de oliva.

Estas recetas precursoras de la focaccia fueron evolucionando con el paso del tiempo y, por ejemplo, con el descubrimiento de América llegaron a los tomates pequeños y otros ingredientes. Pero no solo hay discordancias en su origen, también en cómo hacerla. Tanto es así que de acuerdo con la Asociación Italiana de Alimentos, sólo en Puglia hay 40 tipos de focaccia y en Liguria como mínimo 12 variaciones diferentes.

Por suerte los toppings varían en función del gusto de cada uno y nosotros te proponemos hacer una focaccia de tomates cherry y cebolla caramelizada para degustar con un Cava de Guarda (más de 9 meses de crianza).

Ingredientes

200 gr. Harina de fuerza (+ el extra para espolvorear)
300 gr. Harina blanca común
7 gr. Levadura seca de panadero
10 gr. azúcar
10 gr. Sal fina
350 ml. Agua tibia
Aceite de Oliva Virgen Extra
Cobertura:
3 o 4 ramilletes de tomillo fresco
2 cebollas rojas
6 cucharadas de vinagre balsámico
30 gr. Tomillo fresco
200 gr. Tomates Cherry Maduros
Vinagre de vino blanco
2 dientes de ajo
Sal fina
30 gr. Queso parmesano
1 Queso de cabra
Sal marina
Pimienta negra

Elaboración

1
En un recipiente grande ponemos las dos harinas y la sal para hacer la masa. En el centro formamos un volcán y en su interior vertemos el agua tibia con el azúcar y la levadura.
2
Mezclamos los ingredientes del interior del volcán con la ayuda de un tenedor y los dejamos reposar durante unos minutos hasta que esta mezcla del interior empiece a hacer espuma.
3
Deshacemos el volcán y mezclamos todos los ingredientes para hacer la masa. Se puede hacer con la ayuda de una amasadora (aproximadamente 10 minutos) o amasando a mano.
4
Cuando todos los ingredientes se hayan integrado, empezamos a amasar manualmente hasta obtener una masa suave y elástica. Aproximadamente entre 5 y 10 minutos.
5
Vertemos la masa que hemos preparado en un bol que previamente habremos untado con un poco de aceite de oliva virgen extra. Tamizamos un poco de harina por encima, la cubrimos con un paño de cocina y la dejamos reposar durante 30 minutos en un lugar cálido. Debe duplicar su volumen. Mientras tanto aprovecharemos estos 30 minutos para precalentar el horno a 220 °C y preparar la cobertura de la focaccia.
6
Cortamos las cebollas en rodajas finas y desmenuzamos las ramitas de tomillo fresco.
7
Freímos la cebolla y el tomillo en una sartén donde habremos puesto dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Lo dejaremos cocer a fuego lento durante 5 minutos.
8
Añadimos 6 cucharadas de vinagre balsámico y lo dejamos reducir. Una vez cocinado lo dejamos enfriar y reservamos.
9
Seguidamente preparamos el marinado de los tomates cherry. Cortamos los tomates cherry por la mitad y picamos las hojas de tomillo. Lo ponemos en un bol con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, un chorrito de vinagre blanco, una pizca de sal marina y un poco de pimienta negra. Pelamos los ajos, los cortamos en rodajas y también los añadimos al bol. Lo dejamos marinar mientras seguimos preparando la cobertura y la masa de la focaccia.
10
Troceamos el queso de cabra y el queso parmesano al gusto y los reservamos.
11
Una vez que la masa haya duplicado su tamaño engrasamos una bandeja rectangular, de aproximadamente 15 x 25 cm y unos 3 cm de altura. Estiramos la masa con suavidad y dejamos que ella se adapte al molde.
12
Presionamos con los dedos haciendo agujeritos sin hacer mucha fuerza, como si tocáramos el piano y seguidamente pintamos la masa con un poco de aceite de oliva virgen extra.
13
Recuperamos la cebolla caramelizada y el preparado de tomates. Esparcimos la cebolla caramelizada por encima de la focaccia. Hacemos lo mismo con el preparado de tomates cherry marinados. Repartimos los trocitos de queso por encima. Salpimentamos con pimienta negra y sal marina y culminamos la cobertura de la focaccia con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Dejamos reposar durante 20 minutos más.
14
Horneamos la focaccia durante 20 minutos hasta que esté dorada.

Ha llegado el momento de probarla y brindar con una cava de guarda (más de 9 meses de crianza) para disfrutar del momento. Una receta fácil y versátil que se puede adaptar fácilmente a todos los gustos.

Consejos

Toppings: la focaccia permite jugar con los ingredientes. Una de las focaccias más conocidas es la de hierbas aromáticas, sal y aceite de oliva virgen extra, también puedes probar con estas sugerencias: aceitunas negras o verdes de buena calidad; uva, cerezas, naranja, melocotones u otras frutas de temporada; pimiento asado, calabaza al horno y calabacín en rodajas; y tantas opciones como se puedan imaginar.

Tiempo de horneado: son aproximadamente 20 minutos, pero es importante ir observando la focaccia durante su cocción para retirarla cuando esté dorada. Cada horno es diferente y la cocción puede variar de un horno a otro.

Descubre más recetas

Receta de Pizza vegetal maridada conCava de Guarda.jpg
Mediterránea

Pizza vegetal

Cava de Guarda
Merluza al pesto con cava de guarda
Mediterránea

Merluza con pesto

Cava de Guarda
focaccia cava .png
Mediterránea

Focaccia con tomates cherry y cebolla caramelizada

Cava de Guarda
Aperitivo
Mediterránea

Aperitivo premium con Cava

Cava de Guarda
Descubre más recetas del mundo con Cava
Receta de  Causa Limeña de Pollo y maridaje con Cava Gran Reserva
Peruana

Causa limeña de pollo

Cava Reserva
Receta de Arroz Negro con Cava Paraje
Mediterránea

Arroz negro

Cava de Paraje Calificado
Cava Paraje japon Unagi (palillos actualizados).jpg
Japonesa

Anguila marinada

Cava de Paraje Calificado
Bombones navideños
Mediterránea

Bombones navideños

Cava Rosado