Viñedos

Las estaciones y el ciclo del viñedo

Invierno

Viñas invierno cava

Cuando termina el otoño y las hojas de la vid ya se han caído, se inicia una fase de reposo vegetativo en el viñedo. El frío hace que las yemas entren en un período de sosiego que durará hasta el inicio de la primavera.

En este tiempo en el que la viña no crece y es capaz de resistir temperaturas muy bajas, se aprovecha para realizar la poda.

La poda de invierno favorece la regeneración de la planta y sirve para eliminar los sarmientos de la temporada anterior.

Una vez realizada la poda, cada una de las yemas originará nuevos sarmientos, con sus respectivas hojas, zarcillos y racimos durante toda la primavera.

Estas yemas se encuentran en cada nudo del sarmiento del año y determinan la producción de una cepa. Son las responsables de regular los kilos de uva (racimos) por cepa y hectárea.

A principios de marzo en climas templados y en el hemisferio norte, la savia empieza a fluir por la vid y llega el lloro. La savia emana por los cortes de la poda anunciando que la viña empieza a despertar de su letargo, empieza a movilizar sus reservas y a reactivar su actividad.

Viñas invierno cava

Primavera

Vendimia cava

A medida que las temperaturas van aumentando, la planta empieza a mostrar los primeros signos de crecimiento en las yemas, que poco a poco se van desarrollando. Empiezan a hacerlo simultáneamente con los primeros brotes verdes, los pámpanos que soportan las hojas, zarcillos e inflorescencias.

Variedades destinadas al Cava como Xarel·lo, Parellada, Trepat, Pinot Noir y Subirat Parent serán de las primeras en brotar.

Durante la primavera, el brote crecerá, sus inflorescencias (que posteriormente se convertirán en racimos) florecerán y serán polinizadas. Los racimos y sus frutos también empezarán el desarrollo. Al inicio de esta fase las yemas comienzan a hincharse hasta abrirse completamente y mostrar el nuevo sarmiento, las hojas empiezan a desplegarse.

Una vez que las flores están totalmente desarrolladas, liberan el polen que permite la fecundación de los óvulos. Este momento es muy importante porque determina el volumen de la cosecha. Tanto el frío como la lluvia pueden alterar el proceso.

Las flores que hayan sido correctamente fecundadas se convertirán en uvas.

Empieza aquí el proceso del cuajado, que durará entre dos y tres semanas tras la floración. Los frutos que queden al final de este proceso suelen permanecer hasta el final de su maduración. En este momento se inicia el desarrollo del fruto, las uvas.

Vendimia cava

Verano

Vendimia cava

Con la llegada del verano ya pueden apreciarse los primeros granos de uva en la vid. Al principio tienen forma de guisante y aún necesitarán tiempo para convertirse en auténticas uvas.

En esta etapa se llevan a cabo tareas en el viñedo como por ejemplo la eliminación de hojas, brotes no fértiles y sarmientos que puedan restarle fuerza a la cepa en sus últimos meses antes de la vendimia. Es una manera de ayudar a la planta a que concentre sus esfuerzos en la mejora de la fruta.

Suele realizarse en los viñedos con más densidad foliar. Consiste en el deshojado o eliminación de las hojas basales, con el fin de aumentar la calidad del fruto y su estado sanitario.

Esta técnica mejora la coloración y calidad aromática de las bayas y da lugar a una maduración más homogénea de todo el racimo. Además, facilita el trabajo de vendimia manual e incrementa la eficacia de los tratamientos fitosanitarios.

A medida que el verano avanza y las bayas maduran, su color irá cambiando en un proceso denominado envero, durante el cual las variedades acumulan sus azúcares y compuestos fenólicos mientras van apareciendo los pigmentos responsables de la coloración característica de cada variedad.

Las variedades tintas adquieren su color rojo o azulado y las blancas se vuelven amarillas. El grano de la uva adquiere también un aspecto traslúcido, una consistencia más blanda y elástica y las semillas alcanzan su madurez fisiológica. Este puede considerarse el comienzo de la cuenta atrás hacia la vendimia que tendrá lugar durante esta estación del año.

Por ejemplo, variedades como el Chardonnay, el Pinot Noir y el Macabeo serán de las primeras en vendimiar, por su pronta concentración de azúcares alcanzando así su madurez fenólica.

Vendimia cava

Otoño

Viñedo cava otoño

Una vez realizada la vendimia, la vid continúa aún activa, pero pronto empezará a desnudarse de nuevo.

La planta deja de producir clorofila y sus hojas se secan y caen progresivamente durante todo el otoño, a medida que su color verde pasa a ser cada vez más amarillo y marrón, hasta que a finales de noviembre la planta ya suele estar completamente deshojada.

En este momento, la respiración de la viña se reduce y la transpiración se detiene, es decir, vuelve a entrar en hibernación, un proceso de aletargamiento que durará todo el invierno.

Viñedo cava otoño